Las Redes Sociales y el atentado de Barcelona

barcelona1

El jueves pasado 17 de agosto estaba trabajando desde mi casa y en un momento entro a twitter para informarme y veo que entre los trending topics aparecía “Barcelona”. Apenas lo vi pensé que podía ser algún tema relacionado al Fútbol Club Barcelona, pero no era eso lo que estaba sucediendo.

A las 17hs de España una furgoneta había atropellado en las Ramblas de Barcelona a decenas de personas, dejando 13 muertos y un centenar de heridos. Conmovido por lo que estaba pasando empecé a entrar a diferentes portales de noticias y en las redes sociales de lo único que se hablaba era sobre el atentado. Desde portales de deportes a nivel internacional, moda, espectáculos, entre otros, se hicieron eco de la noticia.

Por otra parte, a las pocas horas los famosos se solidarizaron con las víctimas del atentado en Barcelona a través de diferentes tuits. Cantantes, políticos, empresarios, presentadores, escritores, modelos, deportistas utilizaron la red Twitter para mostrar su indignación con el atentado.

Asímismo los medios digitales y audiovisuales enseguida que transcurrió el atentado publicaron algunas noticias parcialmente incorrectas o falsas sobre el suceso.  Algunos medios ya declaraban antes de tiempo que se trataba de un atentado, como así también un medio español informaba que se trataba de un supuesto tiroteo en el Corte Inglés. Además RTVE, el británico El Independent y otros medios daban la información de que un sospechoso del atropello estaba atrincherado en un restaurante. Muchas de esas páginas cuando finalmente se confirmó que se trataba de un atentado habían borrado la información. ¿Hasta qué punto en ese afán los medios de comunicación de dar una primicia en una red social cometen el error de atentar con la veracidad de la noticia?

También algunas personas que estaban en el lugar utilizaron sus smartphones para documentar lo que estaba sucediendo en el lugar de los hechos y esa información la subieron rápidamente a las redes sociales, como así también algunos medios de comunicación que publicaron las fotografías de los cuerpos en la calles o de los heridos. Vale aclarar que la Policía Nacional Española pidió que por respeto a las víctimas no se compartan imágenes del atentado.  Entonces los cibernautas invadieron las redes de gatos, lo mismo que sucedió en el atentado en Bruselas en noviembre de 2015. Esto se realizó en aquel momento con el objetivo de despistar a los terroristas sobre los operativos que se estaban realizando para poder capturar a los autores de los hechos. “Hagamos como Bélgica, llenemos Twitter de gatitos y dejemos a las fuerzas de seguridad trabajar”, escribió una persona, con un gif de dos gatos cachorros intentando caminar.

Estuve buscando diferente información sobre este tema en internet y me topé con un artículo de un periodista del diario El Mundo que escribió una columna de opinión dos días después del atentado que decía lo siguiente: “Es lícito publicar fotos terribles de un atentado. Se puede y hasta se debe. Está en el Adn y en la deontología del periodismo. Periodismo es, básicamente, contar lo que pasa. Una fotografía de prensa es un material informativo, no estético.” Así empezaba la columna de opinión de este periodista que defendía a su profesión. Por último, remataba el artículo afirmando: “Nos acusan de exhibicionismo pero yo sostengo que la difusión en ‘Elmundo.es’ del vídeo que muestra cómo fue abatido el quinto terrorista de Cambrils es relevante. Y por lo tanto, periodísticamente pertinente. Para que cada cual forme su opinión. Y los gatitos, a su rincón.”

Esto puede traer opiniones a favor y en contra lo que dice este periodista para algunas personas. Igualmente cabe preguntarse y analizar si por respeto a las familias de las víctimas era mejor no publicar ese material fotográfico y audiovisual.

Es una realidad que hoy en día estamos inmersos en la era digital, con casi 3000 millones de personas a nivel mundial que tienen un smartphone.  El celular ya forma parte de la vida de cada uno de nosotros, donde podemos hacerlo todo y publicar en tiempo real lo que está sucediendo en cualquier lugar. Para los medios de comunicación es una ventaja en la actualidad acceder a este tipo de dispositivos y poder dar una primicia, y para las personas también en ese afán de querer compartirlo todo a través de una red social. Sin embargo, no nos damos cuenta y no somos conscientes que a veces publicar una imagen o un video puede estar hiriendo la sensibilidad de las personas. Esto requerirá definir los límites y los principios éticos en las redes sociales cuando transcurren estos acontecimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s